Invitación al Veganismo

ashes-chica

Me gustaría dedicar estas palabras a todo quien tenga un genuino interés por buscar medios de vida en respeto hacia todos los animales.

por Alejandro Ayala Polanco

Una Vida Conectada, documental.

Una Vida Conectada, documental.

Si hay algo que tenemos en común los seres humanos, es que más allá de nuestras diferencias, nos une nuestro deseo de hallar medios de vida que nos permitan alcanzar la felicidad. Para ello, buscamos proveernos de todo aquello que necesitamos; ya sea para alimentarnos, vestirnos, resguardarnos y tener compañía.

Esta búsqueda, que es plenamente legítima, tiene el revés de que muchas veces caemos en el olvido de que hay otras personas que, tal como nosotros, están en la misma búsqueda. Estas personas son todos aquellos seres con quienes compartimos este planeta, y que tienen tanto interés en ser felices como nosotros.

Nuestra empatía es la que nos permite darnos cuenta de tal situación. Y es así como comenzamos a darnos normas morales para regular nuestra búsqueda de la felicidad. Comenzamos a proveernos de lo que necesitamos, pero ahora intentando no comprometer el legítimo interés de otros a obtenerlo. En otras palabras, aprendemos a compartir y respetar.

Hemos dado muchos pasos para obtener un respeto ecuánime hacia el otro. La humanidad lleva décadas y siglos desacreditando diferentes dimensiones de discriminación arbitraria, tales como las que se fundaron en la raza y el género. Hemos comprendido la injusticia y sufrimiento a que conduce sustentar nuestra felicidad en la explotación y sometimiento de otras personas. Hemos comprendido también, que nuestro poder para imponernos sobre otros no es una justificación moral válida.

Declaración sobre el desarrollo de la conciencia.

Sobre el desarrollo de la conciencia en los animales, Universidad de Cambridge.

Hoy en día hemos sido llamados a dar un paso más en el desarrollo de este principio de justicia, abandonando los prejuicios y prácticas que nos han hecho sustentar nuestro estilo de vida en la explotación y sufrimiento de personas pertenecientes a otras especies animales.

Un paso que sin duda representará un gran desafío para muchos. Un desafío que quizás comience mostrando su cara externa, enfatizando los alimentos y vestuario que deberá reemplazar. Pero que, sin embargo, tiene mucho más que ver con transformar nuestra mente, abandonando prejuicios que nos han sido inculcados desde la infancia.

Si usted está considerando dar este paso, deberá tener claro que esta transformación de conciencia quizás le hará enfrentar sus propios temores e incluso pondrá en juego su capacidad de desaprender para aprender. Tenga confianza, que esto es algo que todos podemos hacer, en cualquier etapa de nuestra vida, y en cualquier cultura. Recuerde que usted no es esclavo de nadie, ni de otras personas, ni de su gobierno, ni siquiera de sus propios prejuicios y apegos.

Todo se hace más sencillo con la práctica. Con el tiempo, adoptar un estilo de vida más respetuoso con las demás personas le será algo tan natural y mecánico como caminar.

Lo importante, para llegar a ello, es tener siempre muy clara su motivación. Siempre recordar que nuestra intención es lograr un mundo de mayor justicia hacia todas las personas con quienes lo compartimos. Sean estas humanas o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *